El Museo Histórico Municipal recupera una estela tartésica.

El Museo Histórico Municipal ha recuperado una pieza que incorporará a su colección. Se trata de una estela de guerrero decorada con distintos motivos y que se puede datar en la Edad de Bronce Final, sobre los siglos IX-VII a.C. La pieza es conocida como Écija V, ya que es la quinta de este tipo que se ha localizado en el término municipal de Écija, la más grande de las encontradas y la única que tiene entre sus motivos ornamentales o simbólicos un carro, además de un guerrero, diversas armas y otros objetos.

La pieza ha sido cedida por los propietarios de una finca del término municipal de Écija cercana a Herrera, donde se encontraba, gracias a la labor conjunta del Museo, la Policía Municipal, Amigos de Écija y la propiedad de la finca. Un proceso que se ha alargado en el tiempo, pero que finalmente ha dado sus frutos.

Desde policía local, el agente Diego Blancat, que ha sido el encargado de llevar a cabo la investigación y las gestiones, ha pedido a la ciudadanía que “si encuentran en sus propiedades piezas de cualquier tipo que puedan tener valor histórico artístico, se pongan en contacto con ellos o con el propio Museo, ya que se trata de piezas que pertenecen a la ciudad en su conjunto y que deben estar expuestas en un museo”.

El Director del Museo Histórico Municipal, Antonio Fernández Ugalde, ha incidido en la importancia de esta pieza cuya existencia se conoce desde los años ochenta y que por fin ha llegado al lugar en el que siempre tuvo que estar. “La estela tiene un alto valor histórico y artístico y nos vuelve a dar pistas de la importancia de la cultura tartésica en la zona de Écija”.

Por su parte, el Alcalde de Écija, que ha visitado hoy el Museo para comprobar el estado de la pieza, ha manifestado su satisfacción porque “un trozo de nuestra historia pueda ser estudiado y expuesto en nuestro Museo Histórico, llevándonos a poder conocer un poco más nuestros orígenes gracias a piezas como estas”.

La pieza está siendo limpiada en la actualidad, y será estudiada convenientemente antes de poder exponerla entre otras piezas de la época en las salas del Museo.