El Ayuntamiento flexibilizará la colocación de terrazas y veladores durante la fase uno de la desescalada

El Delegado de Gestión del Espacio Urbano, Sergio Gómez, se ha referido al sector de la hostelería, al que ha querido lanzar un mensaje de ánimo  en estos tiempos difíciles. En la fase uno de la desescalada, que entra en vigor el lunes, el gobierno central permite a los Ayuntamientos cierta flexibilidad en la apertura de terrazas en negocios de restauración.

En este sentido, el consistorio se ha ofrecido a analizar caso a caso de cara a poder facilitar, en la medida de lo posible, que el número de mesas en las terrazas y veladores pueda incrementarse siempre que sea posible en función del espacio, facilitando, por tanto, que los negocios puedan iniciar la recuperación cuanto antes. En este sentido, desde hoy cada hostelero puede presentar, por registro de urbanismo, su propuesta de modificación de su terraza para albergar más mesas. Todas las propuestas se estudiarán y se analizarán de cara a la primera fase de la desescalada, a través de autorizaciones extraordinarias. Todo ello sin perjudicar la seguridad de los ciudadanos y estudiando caso por caso si se respetan todas las normas de seguridad.

 

Se intensifican los trabajos de mantenimiento en zonas verdes.

El Delegado de Gestión del Espacio Urbano se ha referido también a los trabajos de intensificación en estos días de las tareas de mantenimiento de parques y jardines. Las malas hierbas se están trabajando en todas las zonas de manera escalada, con tareas de desbroce o aplicación de herbicidas. Se actuará en el carril bici, avenida de la libertad, merendero, ronda del ferrocarril, y toda la zona periurbana, sectores de la Alcarrachela, etc. En el centro de la ciudad se trabajará en la restitución de los riegos, al igual que en el resto de zonas, y se trabajará también con herbicida. Para estos trabajos, la plantilla municipal se verá reforzada con empresas privadas que ayudarán en este mantenimiento.

El objetivo es recuperar el tiempo perdido durante el estado de alarma en una época crítica como la primavera de cara a la mejora de las zonas verdes y la estética e higiene de la ciudad.